Iglesia de Santo Tomás (Thomaskirche) y tumba de Johann Sebastian Bach, Leipzig

Situada al este de Alemania y en el estado de Sajonia encontramos la ciudad de Leipzig, a unos 160 kilómetros de Berlín. La lista de personajes ilustres que han dejado su huella en ella es larga: dos figuras capitales de la literatura germana como Schiller o Goethe vivieron aquí, y es asimismo la cuna del filósofo Leibniz, pero donde más brilla su historia es ciertamente en su relación con la música. Es en esta ciudad donde nació el compositor Richard Wagner, y Félix Mendelssohn , aparte de dirigir el teatro de la Gewandhaus, fundó y dirigió un Conservatorio (la escuela superior de música más antigua de Alemania) donde asimismo fueron profesores figuras de la talla de Ignaz Moscheles o Robert Schumann.

 Leipzig-alemania-mapa

Pero si hay una figura que esté estrechamente relacionada con esta ciudad es sin duda la de Johann Sebastian Bach, que ocupó el puesto de cantor y director musical de la iglesia de Santo Tomás desde 1723 hasta su muerte en 1750, en lo que constituyó una de sus etapas más fecundas, componiendo sobre todo gran cantidad de música religiosa (ya que entre sus obligaciones como cantor, aparte de dirigir el coro y enseñar música y latín en la escuela del mismo, estaba la de proporcionar música para los servicios religiosos de la iglesia de Santo Tomás y la de San Nicolás) así como muchas de sus obras más importantes para teclado.

(Pulsa sobre las imágenes para verlas en tamaño grande.)

 

 

La iglesia de Santo Tomás es la segunda más antigua de Leipzig (sólo superada por la ya mencionada de San Nicolás). Se empezó a construir en 1212 en estilo románico y fue remodelada profundamente en estilo gótico tardío durante el siglo XV, adquiriendo prácticamente su forma definitiva con excepción de la torre barroca que se añadiría en 1702.

   

En ella bautizaron a Richard Wagner y en ella se encuentran desde 1950, bajo una sencilla placa de bronce, los restos mortales del gran maestro Johann Sebastian Bach (ya que su emplazamiento anterior, la iglesia de San Juan, fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial).

 

En la sacristía podemos contemplar la colección de instrumentos que la iglesia poseía en la época de Bach (dos violines, una viola, un contrabajo, un violoncello y dos bombos) pero por desgracia no se han conservado los órganos (en la actualidad encontramos un órgano de 1889 con 63 registros y otro inaugurado en el año 2000 con 61 registros en cuatro teclados manuales y pedal inspirado en los órganos de la Alemania central del s. XVIII). Lo que si se ha conservado hasta la actualidad es la institución del coro de Santo Tomás, que se encarga de perpetuar el legado de Bach a través de la interpretación semanal de sus motetes y cantatas, así como la interpretación, de carácter anual, de los oratorios de navidad y de una de las dos pasiones.

Al salir de la Iglesia y dirigirte hacia el "Bach Museum" encontramos en el suelo una curiosa placa que indica la mejor posición para hacer una foto a la entrada del museo ("For good view step intro"). Sí, llovía.

 

En el exterior de la iglesia encontramos una estatua de bronce de Bach realizada en 1908 por Carl Seffner (esta estatua tiene la curiosidad de mostrar al músico con los bolsillos vueltos hacia fuera, ya que al parecer siempre se quejaba de tenerlos vacíos) y (como ya hemos mencionado) un pequeño museo en el que, a través de distintos documentos, se intenta representar la época y la vida del inmortal compositor.

 

 


Publicado en Años de peregrinaje