Luis de Beethoven, J. Baeza

Este curioso libro de José Baeza, escrito en 1936, lleva como subtítulo "La vida del gran músico relatada a la juventud", lo que nos da una idea de lo que va a ser su contenido, un relato fantasioso de lo que fue la vida de Beethoven con una clara intención educativa y moral, lo cual queda patente ya desde el prólogo con frases como "os ofrecemos a vosotros, queridos pequeños, una vida plena de emoción y ejemplaridad". Este libro, además, contiene una serie de ilustraciones de F. de Myrbach.

Portada libro beethoven-05

A lo largo de sus páginas, como ya hemos dicho y se puede ver en la foto del índice, se hace un repaso de lo que fué la vida del gran maestro siempre desde una perspectiva amable, comenzando con su infancia (de la que relata un divertido episodio en el cual beethoven junto a dos amigos les roba unos huevos a una vecina, acto del cual, obviamente se arrepiente rápidamente y del que aprende a no codiciar los bienes ajenos) , y sus comienzos en la música de la mano del organista local (describiendo sobre todo su pasión sobre el órgano y cómo iba por la iglesias de los pueblos tocando dicho instrumento a cambio de pasteles) y cómo fue poco a poco adquiriendo fama y amistades de renombre, hasta llegar a su famosa entrevista con Mozart, y también como Haydn le ofrece su protección.

Ya convertido en el mejor músico local, el libro relata cómo decide marchar a viena tras tener un sueño en el que se le aparece Bach saliendo de una pared (imagen delirante donde las haya). Una vez allí, el libro relata diversas anécdotas relativas a sus fallidos amoríos, como una en la que una actriz de la cual el compositor estaba enamorado le rechaza con la siguiente misiva:

Estimado señor:

Agradezo vuestras flores, pero con objeto de que dejéis de perseguirme de una vez para siempre, me creo obligada a manifestaros que no sois hombre de mi agrado.  Os falta hermosura y equilibrio mental.

Atentamente, Magdalena.

De su vida musical habla mas bien poco, apenas un capítulo en el cual describe la angustia de Beethoven ante la falta de inspiración y cómo la encuentra gracias a una tormenta, durante la cual una "misteriosa fuerza íntima" le lleva a vagabundear por las calles bajo la lluvia.

No es esta la primera vez que el maestro se ha lanzado al torrente de las lluvias y al peligro del rayo para buscar la inspiración que no hallaba en el estrecho recinto de su biblioteca. No es esta la primera vez que ha convertido en melodía incomparable el horrísono desconcierto de los elementos desatados.

Beethoven vuelve a su casa rápidamente. No ha utilizado el lápiz y el papel como otras veces, pero va a utilizarlo ahora.

Se sienta ante su mesa de trabajo, abre el pliego, se encorva sobre él, y, sin cuidarse del agua que cae formando surtidores por sus hombros, por sus brazos, por sus mejillas, traza nerviosamente las notas de la melodía robada a la tormenta desde la cumbre de un montículo.

Media hora después la obra está completamente terminada.

Ya puede cambiarse de ropa el genio.

El episodio más dramático es aquél en el cual el compositor confiesa a un amigo en una carta su sordera y cómo toma la determinación de sobreponerse a su desventura. Dicha enfermedad, de manera misteriosa, al parecer no llega a afectar demasiado sus capacidades auditivas ya que el autor relata durante el resto del libro animadas conversaciones mantenidas por el músico y sobre todo varios conciertos a los que asistiría Beethoven y en los cuales disfrutó grandemente. Asimismo cuenta los sinsabores que le ocasiona la conducta de su sobrino Carlos (ya que según el autor, éste "llevaba en su alma el germen de la travesura") del cual se había convertido en tutor y el descubrimiento por parte de su sobrino de la famosa carta dirigida a la amada inmortal, de la cual por desgracia no se aventura su identidad.

beethoven-06 beethoven-04

El libro termina con una descripción de los últimos días de vida del compositor, en los cuales se vuelca completamente en la religión y en la lectura de obras piadosas, y con un dramático relato de su muerte, rodeado de amigos y según el cual sus últimas palabras fueron dedicadas a la "amada inmortal".

En conclusión, es obvio que no podemos considerar este libro precisamente como un título de referencia dentro de la literatura beethoveniana, pero es sin duda una obra divertida y entrañable, que nos hace pasar un buen rato con su lectura.


Publicado en Entre libros