Los cuidados básicos de un piano. Mantenimiento del piano.

Autor: Juan Olalla

Copyright © Juan Olalla 2012 - comoafinarpianos.com - Todos los derechos reservados

 

Unas cuantas reglas simples y algunas ideas que todo el mundo puede aplicar y que ayudará en gran medida a mantener el buen estado de nuestro piano, así como incrementar su valor y vida útil.

CUIDADOS BÁSICOS DE UN PIANO

Ya sé que el jarrón con flores queda precioso encima del colín, pero por favor quítelo de ahí, en su aparente inocencia puede ser letal para el piano. Si se derrama, (que tarde o temprano lo hará) arruinaremos la máquina, ya que el líquido se filtra dentro y empapa y oxida macillos, bisagras, fieltros, ejes y demás componentes del piano, vamos un verdadero desaguisado!. He visto muchos pianos arruinados o con graves desperfectos, precisamente por eso. Regla número uno; jarrones, tazas, vasos o cualquier cosa que contenga líquidos, mucho mejor mantenerlos a distancia prudencial del piano.

El piano en general, es un instrumento bastante mas duro de lo que a simple vista parece, como si no, puede aguantar una vida útil de mas de 50 años y miles y miles de horas de uso sin romperse. Sin embargo requiere unos mínimos cuidados, muchos de esos cuidados tienen mucho que ver con el sentido común, por ejemplo, una buena ubicación, no usar productos de limpieza agresivos, (sobre todo los que contienen amoniaco) no permitir a los sobrinitos cuando nos visitan saltar encima del teclado a modo de trampolín ni dejarles arrancar los martillos para jugar con ellos, etcétera, etcétera.

La limpieza del piano

La aplicación periódica de unos cuantos productos simples que se pueden comprar en cualquier tienda o supermercado es todo lo que necesitamos para mantener el aspecto exterior del piano como los chorros del oro.

El mueble

Limpiando el mueblo

La parte exterior del piano puede ser tratada como cualquier otro mueble, no necesita cuidados específicos. Un limpiador abrillantador y repelente del polvo como es por ejemplo "Pronto" (o cualquier marca genérica) va muy bien. El producto se vierte en un paño o gamuza a ser posible de micro-fibra, (no vertir el líquido limpiador directamente sobre la madera) y a continuación se aplica al mueble. Para terminar de abrillantar usar otro paño seco.

El teclado

Para limpiar el teclado lo mas simple y lo mejor es usar agua tibia con unas gotas de jabón neutro, por ejemplo líquido lavavajillas "Mistol" o cualquier otro por el estilo. Humedecemos un paño y frotamos con cuidado. Para secar y abrillantar lo mejor es una paño de multifibra.

Los herrajes

O sea, bisagras, ruedas, pedales y cerraduras. En los pianos de calidad, normalmente estas partes son de bronce, en los pianos mas modestos son de hierro con un baño de color dorado. De cualquier forma, la mejor forma de limpiar esas partes es con un limpia-metales tipo "Sidol" o cualquier otro producto por el estilo

La ubicación

El sitio donde coloquemos el piano es de suma importancia. Podríamos estar largo rato divagando y discutiendo en términos técnico-teóricos sobre cual es el grado exacto de humedad relativa del aire que mas conviene a un piano, cual es la temperatura correcta, que tipo de madera soporta mejor la sequedad ambiente o si es mejor comprar un piano con madera tropicalizada, etcétera, pero hay una norma mucho mas simple y sencilla a seguir, y es esta: Un piano está bien donde una persona está bien.

Quiere esto decir que un piano, al igual que cualquier persona soporta mal temperaturas demasiado altas o demasiado o bajas, luz solar directa, corrientes de aire, humedad muy alta o por el contrario la extrema sequedad. Estas condiciones, al igual que usted las evitaría para estar cómodo, también deberíamos evitarlas para el piano. Visto desde esa óptica, podríamos afirmar que el piano es un instrumento, por ponerlo de alguna forma, "humanizado".

Al contrario de lo que generalmente se piensa, el peor enemigo del piano no es la humedad, sino la extrema sequedad. Estancias donde en invierno se usa mucha calefacción y se vuelven muy secas pueden causar un gran daño a los pianos. Por ejemplo, tablas armónicas rajadas o fisuradas, clavijas que no "agarran" debido a un clavijero reseco, ejes y bisagras dañadas y un largísimo etcétera. Tener siempre la precaución de alejar el piano de estufas o calefactores, y durante el día, si es posible abrir las ventanas un rato, para que se airee la habitación y el piano "respire". El uso de plantas y vasijas que contengan líquido y humedezcan el ambiente también ayuda.

Cuando el peligro viene del lado contrario, o sea de un exceso de humedad, podemos usar saquitos anti-humedad que introducimos dentro del piano, teniendo el cuidado de reemplazarlos de vez en cuando, cuando ya se hayan hinchado y absorbido toda la humedad posible. En invierno encender una estufa (a prudente distancia del piano) durante un rato todos los días también es de gran ayuda. También existen unos artilugios que se introducen en el piano y se enchufan a la electricidad, y supuestamente sirven para atajar el problema de la humedad. Personalmente soy bastante escéptico sobre la efectividad de estos aparatos.

Para los que vivan en zonas de la costa, una regla básica, nunca situar el piano en una habitación que de directamente al mar, invariablemente se va a oxidar, pues el salitre del mar hace estragos. Eso se nota fundamentalmente en el encordaje, que al oxidarse pierde sonoridad y además se hace mucho mas frágil.

EL MANTENIMIENTO TÉCNICO

La afinación

Afinando un cola kawai

Todos los pianos se desafinan, absolutamente todos, su calidad no tiene nada que ver en esto. Está aceptado de forma general que para mantener un piano en condiciones optimas de afinación es preciso afinarlo por un especialista 2 veces por año, si es posible en los cambios de estación, o sea, en invierno cuando empiece el frío y en verano cuando ya hayan entrado los primeros calores, esto es así porque los cambios de temperatura desafinan todos los pianos, y de lógica es mejor afinar una vez se haya producido el cambio de estación.

En mi observación, hay poquísimos pianos (ya se trate de profesionales o aficionados) que estén afinados de forma permanente. Aprender a afinar nuestro propio piano, al menos de forma elemental no es tan difícil ni caro, y puede ser la solución ideal para solventar la maldición que aflige a la mayoría de pianistas "Tener que tocar con un instrumento mas o menos desafinado la mayor parte del año".

Regulación general

Regulando el piano

Algo a lo que no se le da la suficiente importancia, y sin embargo es crucial para el buen funcionamiento y la durabilidad del piano es la regulación.

Un piano que se use de forma moderada necesita una regulación general al menos cada tres o cuatro años. Cada una de las 88 notas del piano está controlada por un delicado mecanismo que hay que ajustar y equilibrar en su punto correcto cada equis tiempo, si lo hacemos de forma regular, disfrutaremos de un piano con una pulsación, equilibrado y sensibilidad siempre optimas.

La regulación general también incluye el ajuste de los pedales y por supuesto el teclado, además de la entonación (pinchar macillos) de las notas que lo necesiten.

ULTIMAS CONSIDERACIONES

¿Es tan caro y/o difícil mantener el piano en un buen estado permanente? No lo creo, y pienso que afinarlo dos veces al año y regularlo cada unos pocos, es dinero muy bien gastado, ya que aparte de las razones de índole económico-práctico como es mantener y acrecentar el valor de la inversión que supone comprar un piano, pocas cosas hay tan agradables para un pianista, ya sea aficionado o profesional como tocar en un instrumento perfectamente afinado y armonizado.

Humildísima oda al piano:

Un piano no es solamente un mero objeto decorativo, es algo vivo que respira por los poros de la madera de la que está hecho. Es delicado y exigente al mismo tiempo, no soporta ni el mal trato ni el olvido. Tiene sus días buenos y malos, y puede sonar estridente o dulce, según le plazca. Como cualquier ser vivo necesita sobre todo cariño y atenciones, si se lo damos, nos lo devolverá con creces, agradecido y dócil.

Copyright © Juan Olalla 2012 - Todos los derechos reservados

 

Este artículo ha sido reproducido por cortesía de comoafinarpianos.com y laguiadelpiano.com y dedicado con especial simpatía a todos los lectores y amigos del foro entre88teclas. Juan Olalla

Nota biográfica:

Juan Olalla es técnico afinador y reparador de pianos desde hace mas de 30 años, habiendo ejercido su actividad profesional sobre todo en España e Inglaterra. En la actualidad Juan compagina su labor como técnico de pianos con la enseñanza y divulgación de la técnica de afinar y reparar pianos, principalmente a través de las webs http://laguiadelpiano.com y http://comoafinarpianos.com.

Juan afina pianos de forma regular para personalidades tanto del clásico, el jazz y el pop. Entre sus clientes se encuentran artistas consagrados como Chucho y Bebo Valdez, Michel Camilo, Chano Domínguez, la soprano Monserrat Caballé, el barítono Carlos Álvarez, el concertista Achucarro. También artistas del pop como Luz Casal, Diana Navarro, Rafael, Pasión Vega, Concha Buika, Diego Amador, Miguel Poveda y un larguísimo etcétera.

Bibliografía:

Libros Afinar y Reparar piano